lunes, 25 de noviembre de 2019

Suecia cierra la investigación de violación contra Julian Assange por no tener evidencia

Suecia ha cerrado su investigación sobre el fundador de Wikileaks, Julian Assange, afirmando que la evidencia en su contra no es lo suficientemente fuerte como para demostrar que cometió un delito.

Si bien se han tomado todas las medidas de investigación en el caso, incluidas entrevistas adicionales con Assange durante su estadía en la Embajada ecuatoriana en Londres, la evidencia no es lo suficientemente sólida como para demostrar que cometió un acto criminal de acuerdo con el fiscal.

La subdirectora de la Fiscalía, Eva-Marie Persson, confirmó que las autoridades suspenderían el caso que se remonta a 2010 y resultó en que Assange buscara asilo político en la embajada ecuatoriana en Londres, donde permaneció durante siete años.

En una conferencia de prensa el martes, Persson dijo : “ Quiero informar sobre mi decisión de suspender la investigación preliminar. "

La Fiscalía agregó que el testimonio oral en el caso se había " debilitado ", lo cual es natural con el tiempo. La decisión puede ser apelada.

Suecia había abandonado previamente el caso contra Assange en mayo de 2017, anunciando que “ Dado que todas las opciones para avanzar en la investigación ahora están agotadas, parece que, a la luz de las opiniones expresadas por la corte suprema sobre la proporcionalidad de arrestar a alguien en absentia: ya no es proporcional mantener la decisión de devolver a Julian Assange en su ausencia "

Luego, después de dos años, los fiscales revivieron su investigación sobre Assange tras su expulsión de la embajada.

En ese momento, el editor en jefe de Wikileaks, Kristinn Hrafnsson, acusó a Suecia de inclinarse ante la presión externa, diciendo que " ha habido una considerable presión política sobre Suecia para reabrir su investigación , pero siempre ha habido presión política en torno a este caso".

Assange evitó la extradición a Suecia durante siete años después de buscar refugio en la embajada ecuatoriana en Londres en 2012. El editor de 48 años fue expulsado en mayo y fue sentenciado a 50 semanas de cárcel por violar sus condiciones de libertad bajo fianza.

Actualmente se encuentra recluido en la prisión de Belmarsh en Londres, a pesar de haber cumplido la totalidad de su condena de 50 semanas. Se enfrenta a la extradición a los Estados Unidos por 17 cargos relacionados con su trabajo para obtener información secreta de seguridad nacional de los Estados Unidos y enfrenta hasta 175 años de prisión si es declarado culpable.







ARTÍCULOS RELACIONADOS::

No hay comentarios: