viernes, 3 de enero de 2020

Analista político dice: "Un presidente en guerra jamás es cambiado en EE.UU."


EE.UU. (RT) - La política interna estadounidense comienza a tambalearse luego de que el Pentágono confirmara que fue el propio presidente republicano, Donald Trump, quien ordenó matar al jefe de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria de Irán, Qassem Soleimani, asesinado este jueves con cohetes en el aeropuerto internacional Muhamad Alaa de Bagdad, capital de Irak, durante un ataque selectivo.

"Eso es considerado como una declaración de guerra, sin la aprobación del Congreso norteamericano. En un contexto electoral, y de un juicio político que se está desarrollando contra Trump, va a potenciar las críticas de los demócratas", opina el historiador especializado en política internacional, Leandro Morgenfeld, autor de libros como 'Bienvenido Mr. President'.

En efecto, apenas se dio a conocer la noticia, aparecieron los repudios locales a la política exterior de Washington.

Entre las voces más resonantes, se destaca la del senador opositor Bernie Sanders, aspirante a competir en la interna demócrata: "Tenía razón sobre Vietnam. Tenía razón sobre Irak. Haré todo lo que esté en mi poder para evitar una guerra con Irán", publicó en Twitter. Con más dureza, el candidato a presidente Joe Biden dijo que el actual mandatario lanzó "un cartucho de dinamita en un polvorín".

Por otro lado, para el analista Eduardo Martínez, el asesinato dispuesto por la Casa Blanca se interpreta de dos maneras. Primero, una demostración de fortaleza tras el ataque de miles de manifestantes a la Embajada de EE.UU. en Irak el último día del 2019, por el cual Trump acusó a Teherán de orquestar la ocupación del edificio. "No podía mostrarse débil en medio de una campaña presidencial", subraya el experto. Y en segundo lugar, pero más importante, podría leerse como un golpe de efecto para asegurarse un nuevo triunfo electoral.

"Un presidente en guerra jamás es cambiado en los EE.UU. A Trump, un conflicto que se plantee en forma extensa, lo habilita para seguir en el poder", interpreta el entendido. En ese tono, agrega que es común que las distintas Administraciones impulsen un conflicto internacional, muchas veces bélico, al final de sus gestiones: "Bush [hijo] tenía severas críticas al cierre de su primer mandato, y fue reelegido a mitad de una guerra [invasiones de Irak y Afganistán]", ejemplifica.

El profesor de geopolítica explica que en el plano internacional, cuando hay una escalada de tensión entre distintas naciones, se suele responder a las agresiones con un impacto similar al ataque recibido. No obstante, recalca que el asesinato a un alto mando iraní "fue una réplica demasiado alta". En ese tono, suma: "No es que se aplicó un nuevo embargo, o sanciones desde el Consejo de Seguridad. Directamente mataron a un general,y el salto fue tan grande que no se sabe la escalada que pueda generar".













ARTÍCULOS RELACIONADOS::