viernes, 3 de enero de 2020

Teherán promete venganza "en el momento apropiado"


Irán (AP) - Irán prometió este viernes venganza "en el lugar y momento apropiados" tras la muerte en Bagdad de su poderoso general Qasem Soleimani, víctima de un bombardeo con dron de Estados Unidos, un audaz ataque que disparó la tensión en Oriente Medio y en el mercado petrolero, mientras que la comunidad internacional pedía calma.

La orden de matar a Soleimani partió del presidente Donald Trump después del ataque de una turba proiraní a la embajada estadounidense en Bagdad el martes, informó el Pentágono.

El jefe de la diplomacia norteamericana, Mike Pompeo, aseguró luego que Soleimani, jefe de la fuerza Al Quds, encargada de las operaciones exteriores de los Guardianes de la Revolución iraníes, preparaba una acción "inminente" que "ponía en riesgo la vida de decenas, sino centenares" de estadounidenses.

Ese poderoso dirigente militar de 62 años debió ser asesinado "hace muchos años" insistió Trump en un tuit.

"Aunque Irán no será nunca capaz de admitirlo claramente, Soleimani era a la vez detestado y temido en su país", añadió.

Soleimani era un "glorioso general" y el ataque estadounidense, en el que murieron otras ocho personas, será contestado "en el momento y lugar apropiado" replicó el Consejo Supremo de Seguridad Nacional iraní.

Irak, atrapado en el pulso despiadado entre Washington y Teherán en su territorio, expresó el temor de que se produzca una "guerra devastadora".

Soleimani murió por el disparo de un dron contra el coche en el que viajaba. En el ataque, a las afueras del aeropuerto de Bagdad, murió además Mehdi al Muhandis, número dos de las Fuerzas de Movilización Popular o Hashd al Shaabi, una coalición de paramilitares mayoritariamente proiraníes integrados en el Estado iraquí.

El líder supremo iraní, ayatolá Ali Jamenei, que clamó una "severa venganza", nombró rápidamente a un sustituto de Soleimani al frente de Al Quds, el brigadier general Esmail Qaani.

El precio del petróleo subió un 4% en los mercados, y las bolsas se resintieron, antes de estabilizarse al cerrar la jornada en Europa.

Empleados estadounidenses en el sector petrolero iraquí abandonaron inmediatamente ese país, que desde hace meses vive además desgarrado por una revuelta popular contra el Estado y la clase política, acusada de corrupción.












ARTÍCULOS RELACIONADOS::