lunes, 10 de febrero de 2020

Colo Colo pierde 2-1 ante Audax Italiano


La temporada no ha iniciado bien para el Colo Colo de Mario Salas. Los albos, en su visita al estadio Nacional para enfrentarse con Audax Italiano, la pasaron mal. Sobre todo el primer tiempo, cuando prácticamente se sentenció la suerte del partido.

Los verdes -que, irónicamente, vistieron de azul- asestaron la segunda derrota consecutiva al Cacique, razón más que suficiente para que sus seguidores se muestren muy disconformes, pero más que con el resultado, con el nivel de juego que muestran. Es que el equipo de Francisco Meneghini fue muy efectivo y pese a ser superado a ratos, logró controlar el duelo, para terminar imponiéndose 2-1.

Lo cierto es que si Salas no mete un par de cambios en el entretiempo, Colo Colo pudo pasarla peor. Pero a ratos esas cifras son algo engañosas, porque el portero audino, José Devecchi, fue figura a lo largo del encuentro. De hecho, se trató de un juego abierto, con opciones para ambos equipos. Porque si bien la primera opción la tuvo Rodrigo Holgado, de cabeza, para los itálicos en los prolegómenos del partido, fue Branco Provoste el que hizo temblar el travesaño del local con un remate de distancia cuando iban 14 minutos. La respuesta fue casi inmediata, con un tiro al palo del propio Holgado. Pero, a los 20’, Colo Colo parecía comenzar a poner la balanza a su favor, cuando César Fuentes manda un cabezazo otra vez al horizontal. La segunda pelota le queda a Javier Parraguez, quien no puede aprovechar el rebote, cuando tenía prácticamente todo el arco a su disposición.

Fue entonces cuando afloró lo mejor del juego de la oncena de Paqui. Con rápidas, coordinadas y limpias jugadas, Jorge Henríquez e Iván Ledezma pusieron en ventaja de 2-0 a Audax. Fueron dos estocadas, a los 40 y 43 minutos que remecieron todo. Especialmente el banco albo. Porque el segundo gol, por ejemplo, se produjo a partir de una mala salida de Juan Manuel Insaurralde. Así que, tras el descanso, el Comandante movió sus piezas e hizo dos cambios. Uno de los sacrificados fue el capitán, Julio Barroso. El otro, Parraguez. A la cancha mandaron a Nicolás Blandi y a Pablo Mouche, dos que volvían de la lista de lesionados.

La maniobra dio resultados a los 70’, cuando Blandi puso el descuento, aprovechando la primera oportunidad que tuvo y el único desliz que ofreció Devecchi.

De ahí en más, pese a la presión, no hubo caso. Colo Colo mejoró, estuvo cerca del empate. Pero no hubo caso. La planificación de Meneghini expuso, en un par de minutos, las falencias del cuadro de Salas, que depende más de las inspiraciones individuales que del juego que caracterizan a los equipos del Comandante. Sin Marcos Bolados o Leonardo valencia inspirados o con espacios, el ingreso de especialistas (Mouche por la banda ofensiva, Blandi por el medio del ataque) ayudó a maquillar un desentonado cuadro albo, que no convence con el desafío adicional de la Copa Libertadores a la vuelta de la esquina.













ARTÍCULOS RELACIONADOS::

No hay comentarios: